Las características del emprendedor del siglo XXI

26 diciembre
674
Las características del emprendedor del siglo XXI
/ 5 votos

El siglo XXI ha traído consigo toda una revolución tecnológica que ha cambiado el paradigma mundial y, por tanto, las reglas del juego. La competencia es mayor y el mercado está totalmente globalizado gracias a internet, y hoy cualquier pequeña empresa puede vender en todos los países del mundo, sin necesidad de ser una multinacional.

El mercado del siglo XXI se caracteriza por una gran competencia que obliga a un esfuerzo extra por parte de las empresas para captar y para retener a los clientes. En estas circunstancias y en un mundo tan cambiante, los emprendedores de este siglo deben estar hechos de una pasta diferente a los de antaño. Estas son las características que los harán triunfar.

Seis rasgos para ser un buen emprendedor

  • Innova en tecnología: Las empresas dedicadas a actividades relacionadas con la investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+I) son las que tienen mejor perspectiva de crecimiento. En un siglo en el que la mayoría de la sociedad orbita alrededor de las telecomunicaciones, donde cualquier Smartphone que llevemos en el bolsillo es más potente que el ordenador que nos llevó a la luna, hay muchas posibilidades para abrir caminos en el sector. Del mismo modo, la salud, el ocio, la industria, e incluso el sector servicios, se han fusionado ya con la tecnología, de modo que sea cual sea nuestro ámbito de trabajo, es un factor que siempre debe estar presente.
  • Marketing, su ecosistema natural: el emprendedor del siglo XXI se siente cómodo entre blogs, redes sociales y foros. Por esto mismo, siente el marketing como parte fundamental de su negocio y no como algo superfluo. Es perfectamente consciente de que la comunicación con el cliente o potencial cliente puede ser lo que determine el éxito del proyecto, y que este no viene dado solo por la calidad del producto.
  • Espíritu colaborativo: los nuevos emprendedores son conscientes de la importancia de compartir su conocimiento y de hacer networking y, al mismo tiempo, del valor de los conocimientos adquiridos por las generaciones anteriores. En definitiva, son menos individualistas y establecen conexiones, redes de apoyo y alianzas con mayor facilidad, y al mismo tiempo toman como referencia a otros emprendedores de éxito, adaptando sus enseñanzas al nuevo paradigma.
  • Flexibilidad: el mercado es cambiante y, en cuestión de meses, puede encumbrar a otra empresa en la otra punta del planeta que nos haga la competencia. Por eso es fundamental estar al día de las tendencias, los formatos y de la evolución de los hábitos de compra, para así adaptarse rápidamente a cada contexto y situación.
  • Perseverancia y tolerancia al fracaso: gran parte de los emprendedores de nuestro tiempo saben bien lo que es un fracaso, pero no han dejado que esto los eche para atrás a la hora de poner en práctica nuevos proyectos o ideas.
  • Trabaja en equipo: saber delegar es una parte importante para conseguir el éxito. Los nuevos emprendedores saben que no pueden controlarlo todo y dan gustosamente un paso atrás en algunas áreas para que especialistas en los que confían propongan y apliquen nuevas ideas. Ya no existe el emprendedor obsesivo que quiere conocer hasta el más nimio detalle de su empresa, sino que la clave está en trazar un organigrama de empresa en el que fluya la información, pero en el que cada cual se concentre en lo que sabe hacer mejor.
Los costes de ser autónomo

Los costes de ser autónomo

Si ya eres autónomo o estás valorando la opción de serlo este ebook te ayudará a conocer cuáles son los costes económicos y emocionales.

/ 5 votos
esquina

MÁS ARTÍCULOS

© Páginas Amarillas Soluciones Digitales, S.A.U. Todos los derechos reservados.