¿Qué debes tener en cuenta a la hora de contratar a un familiar?

27 noviembre
170
¿Qué debes tener en cuenta a la hora de contratar a un familiar?
/ 1 voto

Contratar a personal cualificado es una de los mayores retos a los que tienen que enfrentarse los directivos de las empresas actualmente. Cuando hablamos de pymes o autónomos, es muy probable que se traten de empresas familiares. Según estimaciones del Instituto de Empresa Familiar, en España, un 89% de las pymes corresponden a negocios que han visto más de un cambio generacional familiar.

En otras ocasiones, aunque la empresa no tenga vínculos de sangre, es conocida la situación de que algún familiar entra en el proceso de selección o que tú tienes la oportunidad de incorporarlo a tu equipo. Estas decisiones suelen ser especialmente difíciles de abordar, ya que entran en juego muchos más aspectos de los estrictamente laborales.


5 Factores a considerar en la contratación de un familiar


1) Realizar un dafo

Para empezar, es bueno realizar un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas, Oportunidades) para conocer las carencias actuales de la empresa, valorar si la necesidad de incorporar a una persona es real y qué perfil se necesitaría. Esto debe hacerse siempre teniendo en consideración los intereses del grupo y de las personas que van a asumir el control de la empresa, para no caer en favoritismos.


2) Contrastar la cualificación del empleado

Resulta esencial asegurar una formación académica adecuada, al igual que experiencia contrastada, tanto dentro como fuera de la empresa. Es importante escapar de la figura del “enchufismo” y asegurarse que si se contrata a alguien es por su valía profesional y por la experiencia y actitud que puede aportar a la empresa.


3) Protocolo familiar

Preparar un protocolo familiar siempre es de gran ayuda. Se trata de realizar un documento jurídico que regule las relaciones en diferentes aspectos. Este protocolo debería tener carácter natural, por lo que sería conveniente que fuera redactado por abogados externos e imparciales con propuestas creadas por ellos mismos para favorecer un acuerdo común.

En el caso de ser autónomo, la ley contempla la contratación de un hijo por dos vías: autónomos colaboradores o contratación en el Régimen General. La Ley 20/2007 del Estatuto del Trabajo Autónomo establece que para la contratación por cuenta ajena de los hijos, éstos deben ser menores de 30 años y que la cotización en el Régimen General no podrá incluir la cobertura por desempleo.

En enero de 2010 se amplió la posibilidad de contratar en estas condiciones a hijos mayores de 30 años con dificultades especiales para la inserción laboral, en concreto personas con discapacidad mental, en grado igual o superior al 33% o con discapacidad física o sensorial en grado igual o superior al 65%.


4) Ajustar el puesto a las habilidades

Si la contratación va en vistas de una sucesión empresarial, es importante establecer de forma clara las funciones de cada uno de los miembros, tanto en el plano empresarial como jurídico. Por ejemplo, si los herederos son varios hijos, uno puede formarse en el área de dirección, mientras que otro deberá asumir las funciones de dirección de marketing o financiera.

Ajustar los puestos a las habilidades personales, la educación y experiencia adquiridas contribuirá, sin duda, a una mejor gestión empresarial.


5) No llevar los conflictos profesionales al ámbito doméstico

Por otra parte, el hecho de trabajar codo con codo con algún familiar puede traer problemas fuera de la empresa, ya que el componente emocional tiene mucho peso en estas situaciones. Por ejemplo, cuando el familiar es subordinado no siempre tiene por qué estar de acuerdo con todas las decisiones, aunque ello no significa que no las vaya a acatar.

No permitas que los conflictos laborales se trasladen al plano doméstico, y para ello el mejor remedio es motivar la comunicación. Exponer los argumentos de cada una de las partes y llegar a un entendimiento que facilite la convivencia dentro y fuera del ámbito laboral es algo necesario si buscamos que nuestro negocio familiar prospere.

Tipos de contrato de trabajo: ¿Cuándo utilizarlos?

Tipos de contrato de trabajo: ¿Cuándo utilizarlos?

Un contrato laboral es un documento donde se refleja el acuerdo entre la empresa y el trabajador y en el que se fijan una serie de servicios prestados

/ 1 votos
esquina

MÁS ARTÍCULOS

© Páginas Amarillas Soluciones Digitales, S.A.U. Todos los derechos reservados.