¿Cómo hacer una ampliación de capital en una PYME?

03 enero
1232
¿Cómo hacer una ampliación de capital en una PYME?
/ 2 votos

La ampliación de capital por parte de las pymes es un trámite necesario en la mayoría de los casos, esencialmente cuando las empresas quieren embarcarse en nuevos proyectos. Para ello, pedir un crédito al banco es el primer paso a seguir.

En estos casos es habitual que los bancos exijan una serie de condiciones para ello. A priori puede parecer algo complicado conseguir capital para tu empresa pero en realidad es menos de lo que parece.

Lo primero que es necesario saber es que, a pesar de que normalmente entendemos una ampliación de capital como un modo de aportar efectivo a una sociedad, existen diferentes tipos de ampliación de capital que detallamos a continuación.

¿Qué tipos de ampliación de capital puedo considerar para mi negocio?


Dinerarias: se efectúa una aportación de dinero a la empresa

Para ello hay dos formas de conseguir dinero: con inversores actuales o nuevos inversores. Esta decisión varía en base de la cantidad de capital que se necesita conseguir. Si es una cantidad de capital no muy elevada, los inversores actuales pueden llegar a un acuerdo sobre la cantidad máxima de dinero que pueden invertir en la empresa.

Sin embargo, en ocasiones, por razones de falta de liquidez o de implicación con el proyecto, hay inversores que no quieren o pueden aumentar su participación en la empresa. Consecuentemente, es el momento de buscar nuevos inversores.

Si el plan de empresa está bien definido y presentado no hay nada que indique que no se encontraran personas con ganas de invertir en ello y es muy probable que, de hecho, tarde o temprano aparezca algún inversor dispuesto a ser partícipe del proyecto.

Para negociar el porcentaje de acciones que se les facilita a los nuevos inversores es esencial tener claro el precio de la acción que se marcó al fundar la empresa. Asimismo, es muy importante que la propiedad de la mayoría de los activos corresponda a los fundadores de la empresa.

Por ello, la proporción debería ser siempre de un 60% de los fundadores contra un 40% de los nuevos inversores. De este modo, las decisiones finales en caso de existir dificultades para concretar acuerdos siempre quedarán en manos de los fundadores.


No dinerarias: se aporta un activo a cambio de acciones

Otro de los supuestos de exclusión del derecho son las ampliaciones no dinerarias, es decir, sin existir una aportación monetaria. Sería el caso de alguien que cediera un inmueble u otro bien a una sociedad. Al no ser aportaciones de líquido sino un activo concreto que sólo puede proporcionar su propietario, él es también el único que puede suscribir la ampliación.

Las ampliaciones no dinerarias pueden ser mucho más útiles que las dinerarias en algunas ocasiones. Esto sucede, por ejemplo, en el caso que una empresa necesite un software específico para su proyecto.

Con una ampliación dineraria podría contratar a alguien que desarrollara el software, pero si un inversor proporciona el software ya creado en vez del dinero, la empresa podría ahorrar tanto esfuerzos como recursos, entre los que destaca un factor fundamental: el ahorro de tiempo.

En este caso, es necesario entregar la documentación que acredite la posesión del activo, como por ejemplo un inmueble, un vehículo, una patente, etc.


Por compensación de créditos: canjear una deuda por capital

Mediante este tipo de ampliación de capital lo que hace es ofrecer la posibilidad de canjear una deuda por capital. De este modo se consigue la inversión necesaria para llevar a cabo los proyectos que se plantee la pyme.

También es un recurso utilizado para reducir deuda, evitando de ese modo la situación del concurso de acreedores o la liquidación de la empresa.

En el canje de deuda por capital, los acreedores se convierten en propietarios mediante la obtención de acciones o participaciones de la sociedad o, en caso de ya ostentar la calidad de socios con anterioridad a la ampliación, aumentarán su participación por el importe de los créditos que habían sido previamente desembolsados a la empresa.

En los últimos tiempos se ha dado bastante en el ámbito de las sociedades inmobiliarias, esencialmente debido a la situación de crisis que ha azotado el sector.

Esta forma de aumento de capital supone la transformación de un pasivo exigible en capital y, consecuentemente, implica un incremento del patrimonio neto para la sociedad que la efectúa.

Claves para mejorar la gestión financiera de tu empresa

Claves para mejorar la gestión financiera de tu empresa

Optimizar la gestión financiera de tu empresa debe ser un aspecto esencial que debe cuidarse de manera continua.

/ 2 votos
esquina

MÁS ARTÍCULOS

© Páginas Amarillas Soluciones Digitales, S.A.U. Todos los derechos reservados.