En qué consiste la escalabilidad de un negocio

22 mayo
1635
En qué consiste la escalabilidad de un negocio
/ 3 votos

En cualquier negocio una de las mayores preocupaciones reside en maximizar los beneficios a la vez que se minimizan los costes. La feroz competitividad que impera en los mercados hoy en día, subraya la importancia de buscar un modelo de negocio innovador que nos permita rediseñar nuestra estrategia competitiva.

Todo modelo innovador va a buscar aumentar su tasa de crecimiento, y ello pasa por una variable indispensable: la escalabilidad. Po ello, hoy te explicamos en qué consiste esta variable y cómo llevarla a cabo para adaptarla a tu negocio.

¿Qué es un negocio escalable?

Un negocio escalable se caracteriza por un potencial de crecimiento muy fuerte, de manera que genere ingresos mucho más rápidamente de lo que aumente su estructura de costes. Nuestros ingresos aumentarían exponencialmente, mientras que los costes de estructura y producción lo harían de forma lineal.

Veamos esta situación con un ejemplo: Actualmente, para obtener 50 euros de beneficios tengo que gastar 20. Gracias a un modelo escalable tendría que invertir únicamente 5 o 10 euros para obtener 100, en vez de 40, que es lo que se supondría en un modelo no escalable o tradicional.

Los modelos escalables suelen asociarse a productos, dónde el coste de fabricación se mantiene más o menos estable, se produzcan 100 o 1000 unidades, de manera que a mayores ingresos, mayor margen de negocio.

Un ejemplo claro de modelo escalable correspondería a una empresa que comercialice productos que se distribuyan por internet y que no exijan transporte. Estamos hablando de productos basados en contenidos, como software, que tienen una rentabilidad bruta del 100%.

¿Cómo se consigue esta rentabilidad? El desarrollo del software requiere una inversión inicial para su desarrollo, pero una vez esté acabado lo vendes cuantas veces puedas, y todo lo que obtengas es margen de beneficios. Este suele ser el caso de los bienes virtuales o los videojuegos, que pueden adquirirse desde el propio dispositivo.

¿Cómo puedo convertir mi negocio en escalable?

En contra de lo que pueda parecer inicialmente, cualquier negocio tradicional puede convertirse en escalable, puesto que no se trata tanto de lo que vendes sino de cómo lo vendes. Antes de iniciarte en la escalabilidad es conveniente esclarecer lo siguiente:

  • Objetivo claro
  • Presupuesto definido y proporcional a la empresa que lo ponga en marcha (sea mediante recursos propios o inversores externos)
  • Resultados acordes con la inversión realizada

A partir de aquí, te recomendamos que sigas las siguientes pautas:

  1. Si necesitas inversión, comienza con una idea de negocio que resulte atractiva para los inversores. En muchas ocasiones, éstos requieren el respaldo de investigaciones de mercado llevadas a cabo por expertos externos, sobre todo si la inversión es elevada.
  2. Crea o establece un Producto Mínimo Viable. Obviamente, es muy complicado sacar un producto perfecto al mercado, sobre todo en los inicios. Asegúrate de que incluya las funcionalidades básicas necesarias para adaptarse a las necesidades del cliente y luego ve incorporando otras nuevas en base al feedback o comentarios que recibas. Además de conseguir un producto mejor, el coste de financiar el plan de crecimiento será menor.
  3. Genera valor a través del Core Business o competencia distintiva, por ejemplo, mediante la previamente citada creación de software. Muchas grandes empresas, entre las que puede destacar Apple, obtienen mayor beneficio de las apps y juegos que distribuye a través de sus plataformas iTunes o App Store que de la venta de sus dispositivos.
  4. Automatiza y sistematiza procesos. Un negocio escalable debe funcionar sin que estés tú presente. Reúne un equipo reducido y fuerte como base interna, capaz de tomar decisiones y crea un manual de pautas para formar candidatos externos. Es conveniente externalizar todo aquello que no esté dentro de la estrategia para optimizar el beneficio.
  5. Mantente en continua evolución. El producto en sí no es lo más importante, sino su capacidad para ir adaptándose a los cambios. La clave reside en que el conocimiento resida en la empresa como tal y no en una persona específica. Sólo de esta manera se podrá sistematizar el proceso de éxito.
Claves para mejorar la gestión financiera de tu empresa

Claves para mejorar la gestión financiera de tu empresa

Optimizar la gestión financiera de tu empresa debe ser un aspecto esencial que debe cuidarse de manera continua.

/ 3 votos
esquina

MÁS ARTÍCULOS

© Páginas Amarillas Soluciones Digitales, S.A.U. Todos los derechos reservados.