¿Cómo calcular el margen de los productos?

28 noviembre
327
¿Cómo calcular el margen de los productos?
/ 1 voto

El margen de ganancia de tus productos determinará el beneficio de tu empresa, pero establecer cuánto vas a ganar con cada producto o servicio que vendas no es tarea fácil. De los márgenes dependerá el precio de venta al público y también que este compre más o menos, según cómo lo perciba (caro, adecuado o barato) dentro del mercado.

De este modo, el margen de beneficio es un factor muy importante en la rentabilidad de una empresa y debe buscar un equilibro que asegure las ganancias y, a la vez, facilite que los clientes potenciales elijan a esa empresa para efectuar sus compras una y otra vez.

¿Qué margen de ganancia debo fijar?


Esta no es una cuestión nada fácil. Con ese beneficio tendremos que cubrir el coste del producto, los salarios de los trabajadores, el alquiler, los seguros, los impuestos, facturas varias y asegurar que, después de esto, haya un remanente para el propio empresario y/o para reinvertir estas ganancias en la mejora o expansión del negocio.

Se suele decir que un negocio necesita un margen de beneficio de por lo menos el 5% para mantener el crecimiento, pero esto no quiere decir que todos los productos tengan que tener este margen. Este margen de beneficio del negocio debe hacerse de forma global, y es perfectamente compatible con que algunos productos tengan más margen que otros.

De todas formas, tampoco todos los negocios trabajan con los mismos márgenes. Si bien decíamos antes que un 5% global suele manejarse como un mínimo para que el negocio salga adelante, hay algunos sectores en los que los márgenes de ganancia pueden ser incluso menores. Por ejemplo, los supermercados en ocasiones tienen un margen de un 2% o incluso un 1%, pero los negocios se siguen manteniendo porque en este tipo de empresa el cliente vuelve a comprar con mucha frecuencia.

Por otro lado, tampoco hay que optar solamente por los productos que dan más margen de beneficio, dejando que desplacen a los menos rentables. Otros productos pueden ofrecer un margen más estrecho pero, a cambio, servir para atraer a los clientes a nuestra tienda o ser un factor diferencial que aumente nuestra competitividad.

Hay varios modelos de determinación de precio, siendo el modelo de fijación de márgenes el más utilizado por los minoristas. Un ejemplo de fijación de márgenes para un producto sería el siguiente: Un margen del 15% para el fabricante, uno del 15% para el distribuidor y un margen del 30% para el minorista que lo vende al público.

Para averiguar el porcentaje de beneficio que tenemos sobre la producción de un producto o servicio podemos utilizar la siguiente fórmula:

Margen = ((venta*100)/coste)-100


No es necesario que todos los productos tengan el mismo margen de beneficio: este puede variar para adaptarse a los precios del mercado. Para calcular el precio final en función del margen podemos usar la siguiente fórmula: Precio de venta al público sin IVA = (Costes de producción o compra) + (Margen de beneficio).

A esta fórmula después tendremos que sumarle el I.V.A. para calcular lo que tendrá que pagar el cliente, ya que no debemos calcular los márgenes con impuestos incluidos, siendo este un error de los más habituales.

También puede seguirse el procedimiento inverso y calcular margen de beneficio de la siguiente forma. Margen de beneficio = (Precio de venta al público sin IVA) – (Costes de producción o compra).


Plantillas que necesitas para desarrollar tu actividad económica

Plantillas que necesitas para desarrollar tu actividad económica

Mejora tu gestión empresarial con estas plantillas gratuitas.

/ 1 votos
esquina

MÁS ARTÍCULOS

© Páginas Amarillas Soluciones Digitales, S.A.U. Todos los derechos reservados.