Ideas para fomentar el deporte en la empresa

09 marzo
2429
Ideas para fomentar el deporte en la empresa
/ 5 votos

El deporte, junto con una alimentación adecuada, forma una parte indiscutible dentro de lo que conoce como salud laboral. No sólo es algo fundamental de cara a controlar la obesidad, considerada como la OMS como la gran epidemia del siglo XXI, sino que también es necesario para prevenir insuficiencias cardiovasculares, trastornos del aparato locomotor e incluso algunos tipos de cáncer.

La importancia del deporte como promotor de la salud laboral

Según un estudio de College of Health and Human Development, perteneciente a la Universidad de Pennsylvania, los empleados que realizan ejercicio físico habitualmente desarrollan capacidades para actuar de manera más entusiasta y, de esa manera, afrontar su día a día de manera más positiva.

Dicha positividad afectará tanto a la vida personal como profesional del trabajador, pues llegarán al trabajo mucho más descansados, motivados y, por ende, su productividad laboral aumentará. Estas afirmaciones se encuentran respaldadas tanto por la Universidad Autónoma de Barcelona como por el Centro Superior de Deportes (CSD).

Además, la actividad deportiva ayuda a disminuir el estrés laboral y las posibles tensiones o conflictos que puedan surgir en el entorno a la vez que refuerzan vínculos entre compañeros y promueven un desarrollo y bienestar tanto físico como psicológico.

Sin embargo, es cierto que muchos trabajadores tienen dificultades a la hora de practicar deporte. Las largas jornadas laborales con su consiguiente cansancio, la necesidad de conciliar vida laboral y personal... son muchos los motivos que pueden condicionar la falta de actividad física fuera del trabajo.

No obstante, hay diversas medidas que las empresas pueden poner a disposición de los empleados a la hora de promover un estilo de vida más activo y saludable, siempre en función de las necesidades tanto de empleados como de objetivos empresariales.

Cómo fomentar el deporte en la empresa

  • Ofrece descuentos en gimnasios cercanos. Si el espacio de trabajo es reducido y no puedes contar con uno específico habilitado, siempre puedes incluir el pago de un gimnasio como parte de las dietas o, al menos, llegar a un acuerdo con el centro deportivo para reducir la cuota lo máximo posible.

Esta opción es especialmente atractiva para jornadas partidas o aquellas en las que se destine dos horas para la comida.

  • Organiza torneos deportivos para empleados. Estos pueden ser de fútbol, golf, baloncesto, baile... la disciplina no es importante, lo ideal es poder compartir tiempo o bien después del trabajo o incluso organizar un día completo de actividades en el fin de semana.
  • Ofrece salas de gimnasia de mantenimiento. Si dispones de un espacio en la oficina o contratas salas polivalentes cercanas, siempre puedes contar con un monitor que imparta clases colectivas para mantener el tono físico unas 2-3 veces por semana.
  • Fomenta el uso de la bicicleta como medio de transporte, sobre todo si estamos hablando de una gran ciudad o de localidades pequeñas en las que el trabajador no deba cubrir grandes distancias.
  • Plantea un horario flexible. Si ves que tu presupuesto no alcanza para otras medidas, una buena alternativa es permitir flexibilidad en los horarios tanto de entrada como de salida para fomentar la actividad física.

En definitiva, crear un plan de salud laboral que recoja tanto buenos hábitos alimenticios como de práctica deportiva es altamente beneficioso para todos. Acorde con la Red de Empresas Saludables Española, por cada euro invertido en programas de salud (tanto física como mental) de sus trabajadores, obtiene un retorno de 3,5 euros. ¿Tiene tu empresa algún plan implementado?


Los costes de ser autónomo

Los costes de ser autónomo

Si ya eres autónomo o estás valorando la opción de serlo este ebook te ayudará a conocer cuáles son los costes económicos y emocionales.

/ 5 votos
esquina

MÁS ARTÍCULOS

© Páginas Amarillas Soluciones Digitales, S.A.U. Todos los derechos reservados.